Published On: Tue, Jan 28th, 2020

La salud de nuestro cabello depende de ciertas vitaminas.

Share This
Tags

La caída del cabello en hombres y mujeres, la resequedad, la caspa, etcétera, con frecuencia son signos de estados de salud que se acompañan de la falta de ciertas vitaminas en nuestro cuerpo. Es algo que pocas personas saben. De tal modo, le recomendamos que sepa lo siguiente: una de las causas de estas molestias en nuestra cabellera suele estar relacionada con la alimentación deficiente de ciertas vitaminas. Sin darnos cuenta, dejamos de consumir en las cantidades necesarias ciertos alimentos que contienen las siguientes vitaminas del complejo B y otras.

La vitamina A, por ejemplo, es una de las más importantes para la piel, y con esta también el cabello. Lo fortalece (evitando su caída), le da brillo y lo protege de infecciones.  Puede encontrarla abundantemente en los alimentos lácteos, en la zanahoria, el brócoli, la col, espinacas, melón, albaricoque, mando, así como en las carnes de ternera, pollo, pavo y pescado.

La vitamina B1 (Tiamina) es igualmente importante contra la caída del cabello y para promover su crecimiento. También actúa contra la resequedad que lo vuelve quebradizo. Puede encontrarla en los cereales, las pastas, los frutos secos, los huevos, el pescado, los productos lácteos, las frutas y las verduras.

También la vitamina B3 (Niacina o ácido nicotínico) al mejorar la circulación sanguínea a nivel capilar fortalece el crecimiento y la salud en general de la cabellera. Puede encontrarla en los siguientes alimentos: el salvado de trigo y el de arroz, algunos pescados (anchoas, atún, pez espada), el pollo, la carne de ternera magra, el hígado, el pimentón, los cacahuetes (maní) y otros.

Por su parte, la vitamina B5 actúa sobre las glándulas suprarrenales, que a su vez actúan para regenerar el cabello caído y/o dañado por acciones irritantes (secadoras de aire caliente, planchas para el pelo, el hábito de fumar).

Las vitaminas B6 (piridoxina) y B7 (biotina) tienen, respectivamente, un efecto humectante natural sobre la cabellera y además contribuyen a su crecimiento. La primera puede encontrarse en el atún, el bonito, la trucha, el hígado, la carne de pollo y los plátanos. La segunda se halla en la yema de huevo, el hígado, las frutas y también en los frutos secos como las almendras, el maní, las nueces y los pistachos.

Del complejo B, la B12 es la vitamina básica para la creación de glóbulos rojos y el funcionamiento del sistema nervioso central, todo lo cual interviene en la vitalidad del cabello, entre otras estructuras de nuestro cuerpo (piel y uñas, igualmente). Puede encontrarse la B12 en el pescado, las carnes rojas, las carnes blancas, los huevos, los productos lácteos y los cereales comunes del desayuno.

Por último, las vitaminas C, D y E son de notable importancia para el fortalecimiento y el crecimiento del cabello. La C, según lo demostrado, es el nutriente principal para la producción del colágeno, que es parte esencial de la estructura del cabello, y su mejor fuente es los frutos cítricos, los pimientos, el kiwi, el brócoli, las fresas y el melón. La falta de vitamina D, por su parte, puede producir la caída del cabello, por lo que es necesario mantener los niveles necesarios de la misma. Su fuente principal está en el atún, el salmón y las sardinas, así como en los productos lácteos en general (leche, yogur, mantequilla) e incluso en la yema de huevo.

About the Author

-

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>